Según el afamado crítico Nicolás Azalbert, el cine uruguayo presenta

“La rebeldía de un David contra dos Goliats”.

Así lo afirmó en la revista francesa Cahiers du Cinéma para referirse al indiscutido lugar que ocupa el cine uruguayo en la escena internacional, con un mercado de tan solo tres millones y medio de habitantes.

Consolidación

En Uruguay, el cine nacional se consolida a comienzos de los 2000 con tres películas que inauguran su renovación: 25 Watts, En la puta vida y El viaje hacia el mar. Estos filmes marcaron la impronta de un cine de autor incipiente que continuó creciendo y logró su primera ley nacional (Ley de Cine 18.284) en el año 2008, normativa a partir de la se creó elInstituto de Cine y Audiovisual Uruguayo (ICAU).

Proyección

Esto impulsó a la industria uruguaya cinematográfica a adquirir una fuerte proyección internacional y, en solo 10 años, obtuvo 200 premios y distinciones internacionales. En el último año, más de 15 películas de ficción y documental uruguayas resultaron seleccionadas en festivales y mercados internacionales.

Este gran momento creativo se manifestó en cifras récord de estrenos, crecimiento que fue acompañado por el público local: en los últimos años se duplicaron los espectadores de películas nacionales. Uruguay logra así posicionarse con una de las mejores relaciones entre número de estrenos nacionales y PIB de Latinoamérica.